Ingurgitación mamaria: Dificultades al inicio de la lactancia

15octubre, 2018
by Maca Ruiz

Uno de los primeros problemas que puede surgir en la lactancia es la ingurgitación patológica.

Al momento de dar a luz, el calostro ya está disponible para alimentar al bebé. A pesar de que es en pequeñas cantidades, solemos definir al calostro como oro líquido, y nos referimos a el como la primera vacuna para el bebé, no solo por su alto valor nutricional, sino también inmunológico. Debes saber que el calostro, tu calostro, es suficiente para alimentar al bebé hasta que se produzca la subida de la leche.

La ingurgitación mamaria

Alrededor de las 24-72 horas tras el parto, se producirá la subida/bajada de la leche. Lo normal es sentir que los pechos se llenan bastante, pero cuando es exagerado, los notamos como una piedra, y está tan duro que nos duele y el bebé no consigue agarrarse a pesar de haberlo hecho sin problemas las horas anteriores, incluso tenemos algo de febrícula, se trata de una ingurgitación.

La ingurgitación se produce por un aumento de la vascularización de las mamas. Se da una acumulación de líquidos que, combinado con la acumulación de leche, desemboca en un pecho doloroso y la imposibilidad de que el bebé se agarre.

¿Podemos evitar la ingurgitación?

La administración de líquidos intravenosos en el parto, epidural, suero etc hace que aumente el edema vascular, por tanto es recomendable evitar su administración innecesaria.

También es recomendable evitar la separación madre-bebé tras el parto, y la interferencia con chupetes o tetinas. El mal agarre o la poca frecuencia en las tomas también pueden aportar dificultades.

¿Cómo solucionamos el problema?

Lo primordial es que el bebé haga tomas frecuentes. Para conseguir que la leche fluya evitaremos al máximo el calor, sino todo lo contrario: Es muy recomendable aplicar frío para ayudar a reducir el edema.

Una opción con muy buenos resultados son las hojas de col de la nevera. Se aplasta la hoja para romper los nervios y se pone sobre el pecho varias veces diarias.

Por otro lado, es recomendable que nos pauten un antiinflamatorio.

El masaje de Presión Inversa Suavizante es una técnica que permite aliviar esta patología de forma muy eficaz:

En unas 48 horas y siguiendo estas pautas, todo volverá a la normalidad.

Lactancia materna

Por favor acceder para comentar.