Las cacas del lactante amamantado

1mayo, 2018
by Maca

Una preocupación muy frecuente en las madres es no saber qué es normal y qué no en las cacas del lactante amamantado.

La primera deposición que veremos en el bebé es el meconio. El meconio es una masa oscura y pegajosa que se ha ido acumulando durante el embarazo, y que irá expulsando durante los primeros tres días hasta que aparezca la caquita de transición, la que discurre entre el meconio y las deposiciones típicas del bebé.

El calostro tiene un papel importante también en las caquitas del bebé, pues tiene un efecto laxante que hace que expulse el meconio con más rapidez, lo que además va a prevenir la ictericia.

Es habitual que en estos primeros días, tras eliminar el meconio, el bebé no haga caquita en uno o dos días. Esto es normal, pero conviene verificar que no es debido a que no se esté alimentando correctamente verificando que sigue mojando el pañal con orina clara.

Las típicas cacas del lactante amamantado

A partir del quinto día, aparecen las típicas cacas de lactante: de color mostaza, con grumos y prácticamente líquidas.

Está dentro de lo normal que el bebé haga más de dos deposiciones diarias, pero también que haga una por cada toma. Esto sucede por el reflejo gastrocólico, que hace que los movimientos intestinales al comer produzcan la deposición.

Si las cacas se tornan de color verde, debemos comprobar, primeramente, que no sea por causa de la oxidación que adquieren pasado un tiempo.

Una caca verdosa de manera esporádica no es significativa, pero si todas las cacas son de este color habría que valorar una toma para descartar problemas, sobretodo si notamos cierto malestar en el bebé.

¿Estará estreñido?

Que el bebé tenga un posible estreñimiento es una preocupación muy común, porque a partir del primer mes, el bebé amamantado con leche materna exclusivamente puede pasar varios días sin hacer caquita.

Esto no significa que el bebé esté estreñido, ya que cuando haga caca, esta será liquida.

Es posible que nos despiste que el bebé se ponga rojo o apriete demasiado cuando haga caquita, y que a veces no lo consiga. Esto sigue siendo normal, al igual que nos pasa a veces a los adultos, y no es recomendable estimularle con el termómetro o cualquier otro utensilio.

¿Y si toma fórmula?

Si el bebé toma un biberón aislado de fórmula, puede modificar la apariencia de las deposiciones.

Los bebés alimentados con leche de fórmula no siguen el mismo patrón, ya que son más duras y los bebés no deben pasar más de dos días sin hacer deposiciones.

Si tienes cualquier duda o sospecha sobre las caquitas de tu bebé, no dudes en acudir al pediatra.

Lactancia materna

Por favor acceder para comentar.