El agarre correcto al pecho

15septiembre, 2018
by Maca Ruiz

El agarre es la forma en la que el bebé posiciona la boca para mamar del pecho. Que el agarre al pecho sea el correcto es primordial para que al lactancia funcione debidamente, pues un agarre incorrecto puede ocasionar problemas: Desde un dolor agudo en la mama y grietas, hasta una insuficiente ganancia de peso por parte del bebé, debido a la mala transferencia de leche.

Un alto porcentaje de madres que inicia la lactancia con problemas es debido a un mal agarre o una postura incorrecta al dar de mamar.

Signos de un agarre correcto al pecho

Para confirmar que el agarre de nuestro bebé al pecho es adecuado, debemos fijarnos en una serie de signos:

  1. Ausencia de dolor al amamantar. (La lactancia no debe doler nunca)
  2. Nariz y barbilla del bebé están pegados al pecho
  3. La boca debe estar muy abierta
  4. Los labios del bebé están evertidos (boquita de pez, hacia afuera)
  5. Las mejillas están redondeadas
  6. El cuello del bebé debe estar estirado y recto
  7. Debe coger el pezón y parte de la areola (más por la parte de abajo que por la de arriba)
  8. El pezón sale estirado tras la toma (no deformado ni aplanado por un lado, en forma de pintalabios)

Cómo mejorar el agarre al pecho

En ocasiones, a pesar de no tener un agarre perfecto y no cumplir todos los signos, la lactancia funciona correctamente y el bebé aumenta de peso con normalidad. Pero si tenemos dificultades es recomendable revisar una toma para mejorar el agarre al pecho.

El agarre espontáneo es una forma de «reiniciar» el enganche. Permite al bebé agarrarse al pecho por sí solo, lo que consigue un agarre óptimo. Lo ideal es que la primera toma de la vida del bebé se realice de esta forma, pero podemos usar esta técnica cuando tenemos problemas. Cuanto más pequeño sea el bebé, más eficaz nos resultará.

Consiste en recostarte en la cama, ligeramente inclinada y desnuda de cintura para arriba, y colocar al bebé, también desnudo (o con el pañal), entre tus pechos.

No es una buena idea hacerlo cuando el bebé tenga mucho hambre o esté nervioso, así que puedes hacerlo cuando esté tranquilo o incluso dormido.

Cuando el bebé se vaya despertando o espabilando, debemos dejarle que sea él quien busque, huela y cabecee en busca del pecho. A veces realizará movimientos bruscos hacia los lados con la cabeza así que debes estar alerta y sujetarlo por los lados con tus manos ligeramente, para mantener la seguridad pero dejarle libre movimiento.

https://www.youtube.com/watch?v=tgs8xFgQiAM

Durante el proceso puedes hablarlo, animarlo y acariciarlo hasta que encuentre el pecho. En este momento cabeceará varias veces abriendo la boca para agarrarse a la teta.

Si lo logra con éxito, es probable que notes mejoría en el agarre, sobretodo en la ausencia o la bajada de intensidad del dolor.

Otra técnica para lograr un mejor enganche es el agarre asimétrico. Consiste en colocar el pecho de manera que el pezón apunte hacia la nariz del bebé. Se puede incluso activar el reflejo de búsqueda del bebé tocando su labio superior y su nariz con el pezón. De esta forma, buscamos que el bebé abra la boca al máximo posible, y es en ese momento cuando introducimos el pecho en la boca logrando que agarre mayor parte del pecho por debajo.

Si tienes problemas o dudas con el agarre, es recomendable que busques un grupo de apoyo, una asesora de lactancia, IBCLC o matrona.

FORMACIÓN LACTANCIA MATERNA

Abiertas inscripciones para la IX edición del curso online de asesoría en lactancia materna. 31 de mayo de 2019.
INFORMACIÓN
Lactancia materna

Por favor acceder para comentar.